Devocional para Jóvenes "Persevera hasta la Madurez"


Hermanos míos, considérense muy dichosos cuando tengan que enfrentarse con diversas pruebas, pues ya saben que la prueba de su fe produce constancia. Y la constancia debe llevar a feliz término la obra, para que sean perfectos e íntegros, sin que les falte nada. SANTIAGO 1:2-4 A veces, si la misericordia llegara a un creyente inmediatamente después de que la pidiera, sería demasiado pronto, pero Dios mide el tiempo para que llegue solo en el momento más adecuado y mejor. Quizá todavía no estés listo para la bendición. Has pedido carne fuerte pero todavía eres un bebé y, por lo tanto, debes estar contento con la leche durante un tiempo más. Has pedido las pruebas, privilegios y trabajos de un hombre pero todavía eres solo un niño que está creciendo para convertirse en un hombre, y tu buen Padre te dará lo que pides pero te lo dará de manera que no sea una carga para ti sino un beneficio.

Si viniera ahora, tal vez implicaría responsabilidades que no podrías abarcar, pero al venir poco a poco, estarás preparado para esta. No dudo que también existan razones en nuestro futuro de por qué nuestras oraciones no son contestadas. Las demoras en la oración podrían resultar en una especie de escuela de entrenamiento para nosotros. Mira por ejemplo el caso del apóstol. La «espina en la carne» era muy dolorosa y aunque él era un apóstol escogido, no tenía respuesta. Tres veces clamó pero la «espina en la carne» no se quitó. Y fue bueno que así sucediera porque Pablo necesitaba que se le enseñara ternura para que pudiera escribir esas epístolas amorosas y, por lo tanto, recibió una respuesta de otra clase: «Te basta con mi gracia».

0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo